Poemas y canciones

En paz, Artifex vitae artifex sui
(Amado Nervo)
Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
 
Porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.
 
…Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!
 
Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…
 
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
 
 
Poema canción
(Juan Guzmán Cruchaga)
Alma, no me digas nada,
que para tu voz dormida
ya está mi puerta cerrada.
Una lámpara encendida
esperó toda la vida tu llegada.
 
Hoy…
la hallarás extinguida.
Los fríos de la otoñada
penetraron por la herida
de la ventana entornada.
Mi lámpara estremecida
dió una inmensa llamarada.
 
Hoy…
la hallarás extinguida.
Alma…no me digas nada
que para tu voz dormida
ya está mi puerta cerrada.
 
 
Al fondo de un perfume
(Oscar Castro)
Al fondo de un perfume tú vivías.
La noche abría sus azules puertas
para que yo volara en tu recuerdo
con el delirio de una abeja ciega.
 
Al fondo de un perfume tú vivías.
Yo cerraba los ojos para verte,
y de mi alma surgías, temblorosa
como la gota de agua entre las redes.
 
¡Cómo te alcé sobre mi vida inútil!
En mis cumbres de amor, amanecías.
Irisada de luz, en una lágrima
al fondo de un perfume tú vivías.
 
Alta luna, celeste compañera,
en mi valle de amor, agua y caricia,
cuando mi corazón pliegue sus alas
y se llenen mis ojos de ceniza,
yo he de volverme flor para decirte:
“Al fondo de un perfume tú vivías”
 
 
Mutación de la rosa
(Boris Beratto)
A la armiñada rosa,
alba nevada,
la hirió artera espina
por la mañana.
 
Justamente a las doce
ya le manaba
del corazón abierto
sangre del alma.
 
Se iba el sol en la tarde
en retirada,
roja y mustia la rosa
se desangraba.
 
Rosa blanca…
espina, espada.
Rosa roja…
Desangrada.
 
 
Amor eterno
(Gustavo Adolfo Bécquer)
Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal.
¡Todo sucederá!.
Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.
 
 
Amor
(Pablo Neruda)
Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
la leche de los senos como de un manantial,
por mirarte y sentirte a mi lado, y tenerte
en la risa de oro y la voz de cristal.
 
Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
porque tu ser pasara sin pena al lado mío
y saliera en la estrofa —limpio de todo mal—.
 
Cómo sabría amarte, mujer cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía
amarte más.
Y todavía
amarte más
y más.
 
Tarde en el hospital
(Carlos Pezoa Véliz)
Sobre el campo el agua mustia
cae fina, grácil, leve;
con el agua cae angustia:
llueve…
 
Y pues solo en amplia pieza
yazgo en cama, yazgo enfermo,
para espantar la tristeza,
duermo.
 
Pero el agua ha lloriqueado
junto a mí, cansada, leve.
Despierto sobresaltado:
llueve…
 
Entonces muerto de angustia
ante el panorama inmenso,
mientras cae agua mustia,
pienso.
 
 
El querer
(Manuel Machado)
En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.
 
Me he enamorado de ti
y es enfermedad tan mala,
que ni la muerte la cura,
¡bien lo saben los que aman!
 
Loco me pongo si escucho
el ruido de tu charla,
y el contacto de tu mano
me da la vida y me mata.
 
Yo quisiera ser el aire
que toda entera te abraza,
yo quisiera ser la sangre
que corre por tus entrañas.
 
Son las líneas de tu cuerpo
el modelo de mis ansias,
el camino de mis besos
y el imán de mis miradas.
 
Siento al ceñir tu cintura
una duda que me mata
que quisiera en un abrazo
todo tu cuerpo y tu alma.
 
Estoy enfermo de ti,
de curar no hay esperanza,
que en la sed de este amor loco
tu eres mi sed y mi agua.
 
Maldita sea la hora
en que contemplé tu cara,
en que vi tus ojos negros
y besé tus labios grana.
 
Maldita sea la sed
y maldita sea el agua,
maldito sea el veneno
que envenena y que no mata.
 
En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.
 
 
Para una joven amiga que intentó quitarse la vida
(Claudio Bertoni)
Me gustaría ser un nido si fueras un pajarito
me gustaría ser una bufanda si fueras un cuello y tuvieras frío
si fueras música yo sería un oído
si fueras agua yo sería un vaso
si fueras luz yo sería un ojo
si fueras pie yo sería un calcetín
si fueras el mar yo sería una playa
y si fueras todavía el mar yo sería un pez
y nadaría por ti
y si fueras el mar yo sería sal
y si yo fuera sal
tú serías una lechuga
una palta o al menos un huevo frito
y si tú fueras un huevo frito
yo sería un pedazo de pan
y si yo fuera un pedazo de pan
tú serías mantequilla o mermelada
y si tú fueras mermelada
yo sería el durazno de la mermelada
y si yo fuera un durazno
tú serías un árbol
y si tú fueras un árbol
yo sería tu savia y correría
por tus brazos como sangre
y si yo fuera sangre
viviría en tu corazón.
 
 
El Golem
(Jorge Luis Borges)
Si (como afirma el griego en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa
en las letras de ‘rosa’ está la rosa
y todo el Nilo en la palabra ‘Nilo’.
 
Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.
 
Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.
 
Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.
 
No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.
 
Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dió a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,
 
la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de las Letras, del Tiempo y del Espacio.
 
El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.
 
Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.
 
(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)
 
El rabí le explicaba el universo
"esto es mi pie; esto el tuyo, esto la soga."
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.
 
Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.
 
Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.
 
Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)
 
Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.
 
El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ‘¿Cómo’ (se dijo)
‘pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?’
 
‘¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?’
 
En la hora de angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?
 
 
Enmimismado
(Boris Beratto)
Enmimismado vivo,
nunca despierto,
como a medias
dormido;
abtraído en retornos
hacia un ayer perdido,
enmimismado vivo,
buscándole sentido
a todo pensamiento
a toda idea o sentimiento.
Perdido se me ha el tiempo
y en mi raíz no encuentro
ni corazón ni espíritu
a veces, caminando sin ver
ni oir a mis amigos,
soy un ente perdido
en dimensión extraña,
sin espacio no tiempo
tal vez, por todo lo ya dicho,
enmimismado.
 
El viento en la isla
(Pablo Neruda)
El viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.
 
Quiere llevarme: escucha
cómo recorre el mundo
para llevarme lejos.
 
Escóndeme en tus brazos
por esta noche sola,
mientras la lluvia rompe
contra el mar y la tierra
su boca innumerable.
 
Escucha como el viento
me llama galopando
para llevarme lejos.
 
Con tu frente en mi frente,
con tu boca en mi boca,
atados nuestros cuerpos
al amor que nos quema,
deja que el viento pase
sin que pueda llevarme.
 
Deja que el viento corra
coronado de espuma,
que me llame y me busque
galopando en la sombra,
mientras yo, sumergido
bajo tus grandes ojos,
por esta noche sola
descansaré, amor mío.
 
Todas ibamos a ser reinas
(Gabriela Mistral)
Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia y
Lucila con Soledad.
 
En el valle de Elqui, ceñido
de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán.
 
Lo decíamos embriagadas,
y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.
 
Con las trenzas de los siete
años,
y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral.
 
De los cuatro reinos,
decíamos, indudables como el
Korán,
que por grandes y por cabales
alcanzarían hasta el mar.
 
Cuatro esposos desposarían,
por el tiempo de desposar,
y eran reyes y cantadores
como David, rey de Judá.
 
Poema 20
(Pablo Neruda)
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
 
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a los lejos"
 
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
 
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
 
En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
 
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
 
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
 
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
 
Que importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
 
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
 
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca y ella no está conmigo.
 
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles,
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
 
Ya no la quiero, es cierto, pero cuanto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
 
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
 
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor y tan largo el olvido.
 
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
 
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
 
 
Algún día (en Will you be my friend?)
(Jame Kavanaugh)
Algún día yo me iré
Y seré libre
Y dejaré tras de mi a los estériles
A su segura esterilidad
Me iré sin decir dónde voy
Y caminaré a través de un campo baldio para allí dejar el mundo
Y alejarme luego despreocupado

Como un Atlas sin empleo.
 
 
Los niños aprenden lo que viven
(Dorothy Law Nolte)
Si un niño vive criticado, aprende a condenar.
Si un niño vive con hostilidad, aprende a pelear.
Si un niño vive con miedo, aprende a ser aprehensivo.
Si un niño vive con lástima, aprende a tener pena por sí mismo.
Si un niño vive en la ridiculez, aprende a ser tímido.
Si un niño vive con celos, aprende a tener envidia.
Si un niño vive avergonzado, aprende a sentirse culpable.
Pero…
Si un niño vive con estímulo, aprende a tener confianza.
Si un niño vive con tolerancia, aprende a ser paciente.
Si un niño vive con alabanzas, aprende a valorar las cosas.
Si un niño vive con aprobación, aprende a quererse a sí mismo.
Si un niño vive con reconocimiento, aprende a trazarse metas.
Si un niño vive compartiendo, aprende a ser generoso.
Si un niño vive con seguridad, aprende a tener fe en sí mismo.
Si un niño vive con serenidad, tendrá paz en su alma.
Si un niño vive con equidad, aprende a ser justo.
Si vive en un ambiente de aceptación y amistad, aprende que el mundo es un lugar muy agradable para vivir.
 
 
La vida del payaso
(Nicolás Maturana)

De un paro al corazón anoche murió un payaso
lo mas chistoso del caso
es que mientras su cuerpo estaba inerte
la gente aplaudía
y a la ves insistía
que repitiera su muerte…
Es el payaso en esta vida,
quien Dios destino ha sufrir,
pues tiene que hacer reír,
aunque tenga su alma herida,
aunque en su sonrisa fingida
tenga penas que ocultar,
si el payaso pudiese hablar
y contar sus amarguras
tal vez las almas mas duras
sabrían con el llorar.
Al ver mi cara pintada
todos ríen con placer,
sin llegar a comprender
que mi vida es desgraciada.
Si lanzo una carcajada
todos creen que es de alegría,
y no comprenden suerte impía
que entre mas riendo estoy
es un paso mas que doy,
en pos de mi tumba fría.
Cuantos como el alma mía
cansados de llorar
irán al circo a buscar
en el payaso su alegría
no me pidáis que me ría
que de mi risa me espanto,
me he reído tanto
que ya mi risa es dolor,
que  este mundo traidor
me enseño a reír con llanto.
Por fin publico ilustrado,
que habéis prestado atención
a esta humilde composición
que de seguro habrá enfadado
por decirla sin sentido o sin ningún cuidado.
Solo un aplauso les pido
y quedare satisfecho
llevándolo acá en mi pecho
como un payaso chileno y agradecido.
 
 

Rie
(Japening con Ja)
Lo más importante
En la vida es
Sonrierle al mundo
Con optimismo y fe
Si tienes problemas
O penas de amor
Levanta tu frente
Y ríe que es mejor.
Ríe cuando todos estén tristes
Ríe solamente por reir
Sólo así podrás ser siempre feliz
En risas tu vida debes convertir
Ríe y contagia tu alegría
Ríe con más fuerzas cada vez
Si un mal paso das
Que te haga sufrir
Debes ignorarlo
Y vuelve a sonreír.
 
 
Gracias a la vida
(Violeta Parra)
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado
y en las multitudes el hombre que yo amo.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios;
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
con él las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano;
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto
y el canto de todos, que es mi propio canto.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
 
  
Todo cambia
(Violeta Parra)
Cambia lo superficial
cambia también lo profundo,
cambia el modo de pensar
cambia todo en este mundo.
 
Cambia el clima con los años
cambia el pastor su rebaño,
y asi como todo cambia
que yo cambie no es extraño.
 
Cambia el mas fino brillante
de mano en mano su brillo,
cambia el nido el pajarillo
cambia el sentir un amante.
 
Cambia el rumbo el caminante
aunque eso le cause daño,
y así como todo cambia
que yo cambie no es extraño.
 
Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.
 
Cambia el sol en su carrera
cuando la noche subsiste,
cambia la planta y se viste
de verde la primavera.
 
Cambia el pelaje la fiera
cambia el cabello el anciano,
y así como todo cambia
que yo cambie no es extraño.
 
Pero no cambia mi amor
por más lejos que me encuentre,
ni el recuerdo, ni el dolor
de mi pueblo y de mi gente.
 
Y lo que cambió ayer
tendrá que cambiar mañana,
así como cambio yo
en esta tierra lejana.
 
Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.
 
Pero no cambia mi amor
por más lejos que me encuentre,
ni el recuerdo, ni el dolor
de mi pueblo y de mi gente.
 
Y lo que cambió ayer
tendrá que cambiar mañana,
así como cambio yo
en esta tierra lejana.
 
Coro :Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
cambia, todo cambia.
 
 
Volver a los diecisiete
(Violeta Parra)
Volver a los diecisiete
después de vivir un siglo
es como descifrar signos
sin ser sabio competente,
volver a ser de repente
tan frágil como un segundo,
volver a sentir profundo
como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo
en este instante fecundo.
 
Se va enredando, enredando,
como en el muro la hiedra,
y va brotando, brotando,
como el musguito en la piedra.
Ay si si si.
 
Mi paso retrocedido
cuando el de ustedes avanza,
el arco de las alianzas
ha penetrado en mi nido,
con todo su colorido
se ha paseado por mis venas
y hasta las duras cadenas
con que nos ata el destino
es como un diamante fino
que alumbra mi alma serena.
 
Lo que puede el sentimiento
no lo ha podido el saber,
ni el mas claro proceder
ni el más ancho pensamiento,
todo lo cambia el momento
cual mago condescendiente,
nos aleja dulcemente
de rencores y violencias,
sólo el amor con su ciencia
nos vuelve tan inocentes.
 
El amor es torbellino
de pureza original,
hasta el feroz animal
susurra su dulce trino,
detiene a los peregrinos,
libera a los prisioneros,
el amor con sus esmeros
al viejo lo vuelve niño
y al malo solo el cariño
lo vuelve puro y sincero.
 
De par en par la ventana
se abrió como por encanto,
entró el amor con su manto
como una tibia mañana,
al son de su bella diana
hizo brotar el jazmln,
volando cual serafín
al cielo le puso aretes
y mis años en diecisiete
los convirtió el querubín.
 
 
He soñado en un sueño
(I dream’d in a dream)
(Walt Whitman)
He soñado en un sueño y veía una ciudad invencible bajo
los ataques de todo el resto de la tierra,
He soñado que ésta era la nueva ciudad de los amigos,
Nada era allí tan grande como la virtud del sólido amor,
que primaba sobre el resto,
Esto se comprobaba a cada hora en los actos de los hombres
de aquella ciudad,
Y en todas sus miradas y palabras.
 
¡Oh capitán, mi capitán!…
(Walt Whitman)
¡Oh Capitán, mi Capitán!
Terminó nuestro espantoso viaje,
El navío ha salvado todos los escollos,
Hemos ganado el codiciado premio,
Ya llegamos a puerto, ya oigo las campanas, ya el
pueblo acude gozoso,
Los ojos siguen la firme quilla del navío resuelto y audaz,
Mas ¡oh corazón, corazón, corazón!
¡Oh rojas gotas sangrantes!
Mirad, mi Capitán en la cubierta
Yace muerto y frío.
¡Oh Capitán, mi Capitán!
Levántate y escucha las campanas,
Levántate, para ti flamea la bandera,
para ti suena el clarín,
Para ti los ramilletes y guirnaldas engalanadas,
para tí la multitud se agolpa en la playa,
A tí llama la gente del pueblo,
a tí vuelven sus rostros anhelantes,
¡Oh Capitán, padre querido!
¡Que tu cabeza descanse en mi brazo!
Esto es sólo un sueño: en la cubierta
Yaces muerto y frío.
Mi Capitán no responde,
sus labios están pálidos e inmóviles,
Mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso, ni voluntad,
El navío ha anclado sano y salvo;
Nuestro viaje, acabado y concluido,
Del horrible viaje el navío victorioso llega con su trofeo,
¡Exultad, Oh playas, y sonad, Oh campanas!
Más yo con pasos fúnebres,
Recorreré la cubierta donde mi Capitán
Yace muerto y frío.
 
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poemas y canciones

  1. Fabian dijo:

    muchas gracias por brindarnos estos lindos versos
    es difícil apreciar el regalo de los poetas en esta sociedad muda y mecanizada

    gracias a tu espacio pude disfrutar de la poesía
    gracias

  2. gloria dijo:

    UNA MEZCLA DE EMOCIONES, RECORDAR CUANDO JUNTO A MI PADRE LEIAMOS Y RECITAVAMOS LOS POEMAS DE CANCIONES, FUE MARAVILLOSO Y MUY EMOCIONANTE RECORDAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s